Acoso en el embarazo. Experiencia en primera persona

   En el post de hoy os voy a contar cómo viví yo mi primer embarazo en la empresa, cómo me afectó laboral y emocionalmente y cómo fué el desenlace.

   Empecemos por el principio. En el año 2012,  me llamaron del departamento de rrhh de una empresa de alimentación. Me dijeron: enhorabuena, has superado las entrevistas, en breve empezarás la formación.  Ya os podéis imaginar lo emocionada que estaba. Había conseguido un empleo en una empresa consolidada con un buen sueldo. Empecé a media jornada trabajando los fines de semana. En tres meses, reconocieron mi buen trabajo y me hicieron fija a jornada completa. Fué para las fechas de la lotería,  y recuerdo pensar en ese momento: ¡A mí sí que me ha tocado la lotería! Que equivocada que estaba…

   Al pasar unos meses me empecé a encontrar mal, a vomitar por las mañanas, y tras hacerme una prueba de embarazo confirmé que estaba en estado. ¡Genial! El papá y yo estabamos emocionados. Pero esa emoción pronto nos la arrebato mi queridisima jefa de aquel entonces.

   Recuerdo un sábado de muchísimo trabajo, que mi jefa me paró por un pasillo para agradecerme lo bien que trabaja y decirme, palabras textuales “eres una máquina”. Pero todo cambió cuando a los dos días le dije que estaba embarazada. Comenzó una táctica demoledora de acoso y derribo. Todos, y digo TODOS lod días me llevaba a su despacho para amenazarme con despedirme. Me acosaba, me insultaba, me menospreciaba. A veces incluso en el despacho, tenía la desfachatez de hacerlo con testigos. ¿Por qué no denuncie? Por miedo. Siempre ese miedo que nos paraliza. Ese miedo del que se aprovechan jefes incapaces de liderar.

   Así estuve todo el primer trimestre de mi embarazo. Llegaba todos los días llorando a cada. Mis padres y maridico querían que yo dejase el trabajo, pero yo estaba paralizada y no podía ni pensar con claridad. Cambios hormonales, ataques de ansiedad, problemas con las compañeras debido a los comentarios que la jefa decía de mi,… todo eso me bloqueó de tal manera que no sabía que hacer. Hablar con la jefa no dio resultado. Tampoco intentar arreglar las cosas con las compañeras.

   A todo esto debemos sumarle que el primer trimestre del embarazo fue horroroso para mí. Perdí 16 kg. No paraba de vomitar. Yo estaba de carnicera, levantando cajas de 30 kg con carne a las 7 de la mañana y cada 5 min yendo a los baños a vomitar. Tenía muchísimos dolores abdominales. Aún así, mi jefa no me quiso adaptar el puesto, claro está.

   Tras ir tres veces a urgencias con ataques de ansiedad decidí hacer algo. Por mi pequeña sobretodo, por esa pequeña vida que llevaba dentro de mí. Me fui al médico de cabecera y me dio la baja.

   Desde el primer minuto en el que entregué la baja la cosa aún empeoró. El acoso no sería ya en persona, pero sí por móvil. Y ahora con dos: porque el médico de empresa se sumo a ella. Me llamaban todos los días, incluso varías veces. Me decían que esa no era razón de estar de baja, que tenía que volver, que todas se quedaban embarazas y no era para tanto (claro todos los embarazos son iguales, y que te acose tu jefa no es un problema añadido). Finalmente, tras quince días, cedi en volver con la promesa de que me iban a adaptar el puesto. Puede que fuera la única promesa que mi jefa cumplió.

   La jefa se relajó un poco conmigo, lo justo. El acoso ya no era diario. Yo estaba en un pueato adaptado y a los pocos meses me fui a cada con mi baja REM estipulada por la empresa. Pero desde luego, todo lo sucedido en ese primer trimestre me marcó muchísimo. Tanto, que a la vuelta, en lugar de volver a 40 horas, volví a reducción de jornada con un horario menos conciliador por miedo al despido como represalia. Todo por quedarme embarazada.

   A día de hoy,cuando recuerdo aquellos meses me lamento de no haber sido más fuerte, de no haber sabido pararle los pies a mi jefa. Me lamento de que me amargaran la emoción inmensa de estar embarazada, de saber que estás creando vida. Pero de lo que jamás me lamentare es de haber traido a este mundo a un ser maravilloso como es mi hija.

Anuncios

One Reply to “Acoso en el embarazo. Experiencia en primera persona”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s